Imagen del banco Unsplash (con edición)
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

¿Tienes una cámara fotográfica profesional que sólo disparas en automático? Si tu respuesta es sí y te gustaría saber cómo aprender fotografía conociendo de qué se tratan todo ese montón de números y botones que nos ofrecen las cámaras, este es un artículo básico pero nutrido con el que podrás comenzar.

Sabemos que la importancia y el arte de la fotografía está más allá de los equipos, las luces y los grandes montajes, que la verdadera esencia de la imagen está en los ojos de quien la captura, y que enseñar a fotografiar es tal como enseñar a montar bicicleta: un acto que solo depende de la internalización, del ensayo y de los errores.

No se puede enseñar a la gente a hacer fotografías, deben aprenderlo de la mejor manera posible. Pueden aprender mirando imágenes … pero en realidad no se relacionan íntimamente con el medio hasta que han logrado algunas malas tomas

Cecil Beaton

Aun así, todo ciclista debe conocer antes la ubicación de los frenos. Conocer tu cámara es un punto a tu favor cuando sabes a dónde quieres llegar, pues es aquí donde tus herramientas se amplían y tus posibilidades se vuelven mucho más grandes que con solo presionar botones al azar; eso sí, aprender fotografía con el modo manual requiere llenarse un montón de paciencia y mucho entusiasmo.

El enfoque manual es una solución lenta pero casi infalible.

Pérez (2013) P. 83

aprender fotografía
Para comenzar a aprender fotografía puedes fijarte en los números que aparecen en tu pantalla, toma notas e investiga con el manual de tu cámara el significado de los símbolos que ves.

¿Por qué aprender fotografía en modo manual?

Todo arte, toda creación por más pura que sea, conlleva un poco de técnica. Si tu cámara es una Réflex (lo que significa que su diseño está hecho para que logres capturar exactamente la imagen que ves) podrás manejar toda una variedad de modos que te facilitarán la vida a la hora de crear una imagen: modo automático, modos para retrato, paisaje, nocturno… y algunos otros; pero el modo manual se convierte en la herramienta en la que toda la libertad de control es tuya.

Hay un montón de frases famosas que nos cuentan acerca del alma de la fotografía cuando es espontánea, cuando su propósito no sale del estudio incansable de las reglas, la composición y la exageración del pensamiento; y sí, ciertamente para aprender fotografía no basta con solo saber para qué sirve cada cosa y analizar a fondo cada paso antes de poner un pie en el suelo, de hecho podemos hacer fotografía de maneras muy económicas. Como dijo Edward Weston:

Consultar las reglas de composición antes de hacer una fotografía es como consultar la Ley de la gravedad antes de salir a caminar

Edward Weston.

Sin embargo, aunque los modos automatizados y sencillos nos dan la posibilidad de abrir los ojos a la improvisación; conociendo los recursos, conociendo nuestro suelo, somos capaces de impregnar el alma en las tomas de forma más certera, de ponernos las botas más adecuadas. En el modo manual, quien decide cuándo y con qué configuración hacer el clic, eres tú; por tanto, tu esencia siempre estará impregnada en cada imagen.

 El secreto de la fotografía es que la cámara adquiere el carácter y la personalidad del que la lleva.

 Walker Evans

aprender fotografía
Los modos automáticos de tu cámara se ajustan dependiendo del tipo de escena que tienes, y son útiles para fotos que requieren rapidez y espontaneidad cuando te encuentras con un imprevisto; en el caso contrario, trata de planificar tus tomas y estudiar cómo puedes mejorar una imagen usando el modo manual.

Lo primero: Aprender fotografía es aprender sobre luz

Todo en la fotografía es luz, pues es justo de captar luz de lo que se encarga la cámara; todo lo que allí vemos es luz. Cuando queremos aprender fotografía, es importante saber que nuestras imágenes dependerán del tipo de luz que usemos, la cantidad que dejemos entrar, y la manera en cómo esta luz nos ayuda a resaltar eso que vemos a través del lente.

Muchas de estas cosas dependen más de nosotros que de la cámara que usemos; es decir, dependen de si elegimos luces naturales o luces artificiales; del ángulo que escojamos e incluso del momento del día. Sin embargo, cuando pasamos a enfrentarnos al montón de botones, hay algunas cosas que podemos controlar para lograr una gran fotografía.

         La exposición

Para aprender fotografía hay que conocer muy bien la siguiente palabra: «exposición». Se trata de que la luz en nuestras fotos sea la ideal, que los negros se vean negros; los blancos, blancos; y los grises, grises.  Con una buena exposición evitamos que los detalles se pierdan y que tengamos una foto subexpuesta (muy oscura) o sobreexpuesta (muy muy clara).

Generalmente las cámaras profesionales tienen la capacidad de tomar fotografías en RAW, lo que significa que cuando das clic registran tu imagen en distintas exposiciones, cosa que puede ayudarte luego para la edición. Pero ojo, según muchos profesionales no es recomendable realizar todas las fotos en RAW, pues se convierten en archivos de un gran peso; por eso lo mejor es usarla solo en lo necesario y aprender paso a paso a captar imágenes con una iluminación adecuada gracias al modo manual.

Reserva el modo RAW para aquellas fotos únicas que vayan a ser potencialmente tu próxima obra maestra.

Pérez (2013) P. 6

 

Tip extra: adquiere una memoria de buena calidad y capacidad para tu cámara, esto mejorará la calidad en el procesamiento de las imágenes.

     

       ¿Medir la luz?

Como herramienta imprescindible para aprender fotografía en modo manual se nos permite elegir en qué parte de la imagen queremos medir la luz, lo que nos deja decirle a la cámara cual es la zona más clara, cual es la más oscura y cual es la intermedia, para de esta forma obtener mayores detalles sin tener problemas con nuestra exposición.

Esta herramienta está ubicada en el menú de cada equipo y depende de la marca, pero lo más probable es que te deje acceder a tres variantes:

  • Podemos escoger entre un modo de medida puntual, es decir, que ponga atención en un punto específico de lo que estamos viendo y que nuestra luz de centre allí (moviendo las flechas podemos indicar cuál es el punto que deseamos resaltar). Esto es útil para retratos y fotos de altos contrastes en las que un objeto resalta más que el resto.
  • Otra opción es la medición central que tal como suena, te ayuda a medir la luz en el centro de la foto, y es ideal también en retratos.
  • La última es la matricial, que es la que usualmente viene por defecto y nos mide la luz en toda la imagen, lo que nos beneficia si son fotos de paisajes, por ejemplo.

¿Y qué hago cuando ya le dije a mi cámara dónde medir la luz? Aquí comenzamos a jugar con tres de las opciones más relevantes que nos ofrece el aprender fotografía en modo manual…

aprender fotografía
aprender fotografía
1.Medición Puntual.
2.Medición Central.
3. Medición Matricial.
Imagenes propiedad de Dzoom, parte de un artículo especializado sobre modos de medición.
 

La F, la V, el ISO y algunos otros términos raros

Cuando quieres aprender a fotografiar con una exposición adecuada, hay 3 cosas que debes combinar y a las que se les llama «el triángulo de exposición»; juntas, sirven para forjar una buena iluminación mediante la Reciprocidad; y por separado, tienen el poder de ayudarnos a crear efectos de movimiento, enfoques, y un montón de creaciones artísticas que puedes usar incluso para crear metáforas fotográficas increíbles.

¿Cómo combinarlas? Imagina que tienes un grifo de agua, que en este caso es la luz, y desear llenar un tanque en el punto exacto (la exposición correcta).

Distintas medidas de los factores a manejar el en triangulo de exposición. Imagen del artículo de Dzoom sobre la ley de reciprocidad. 
 

    Diafragma:

La primera herramienta se llama Diafragma, y en nuestra cámara se mide a través del «número ƒ». Si ves en tu pantalla un indicador con esta letra, significa que tienes definido una medida para esto. ¿Y para qué sirve? El ƒ nos indica la cantidad de luz que estamos dejando que entre a la cámara a través del lente. Entre más bajo sea el número, más luz entrará, porque la abertura será mayor, así que nuestras imágenes serán más claras.

Este factor se configura dependiendo de si tenemos escenas muy oscuras o si queremos otorgar un efecto de desenfoque, por ejemplo para retratos.

Aquí, la ƒ es la cantidad de agua que dejas pasar, que puede ser una gota o un chorro inmenso.

 Pruebas con aperturas de diafragma.
Imágenes del artículo Fotografía esencial sobre la exposición.
 

    Tiempo de exposición.

Esta medida: «V», es una fracción de un segundo que nos permite saber durante cuánto tiempo va a entrar la cantidad de luz que ya definimos con el diafragma; por ejemplo, en una medida de 1/100seg, sabremos que la luz entrará en una centésima de segundo, y en 30s, sabremos que entrará durante 30 segundos, esto quiere decir que la cámara estará un montón de tiempo capturando la imagen (con el obturador abierto), por lo que es aquí donde entra el tema del movimiento; si estás capturando algo fijo, lo recomendable es usar un trípode para evitar distorsiones y poder usar tiempos lentos.

Pruebas con velocidades de obturación distintas.
Imágenes del artículo de Fotografía esencial sobre la exposición.
 

     El ISO

La tercera, pero no menos importante, es el ISO. Esta medida es más sencilla de utilizar puesto que generalmente se mantiene en 100, e intenta no alterarse demasiado. Es un extra para obtener más luz en caso de que la necesites (a mayor número, más luz), pero tiene la desventaja de que entre mayor sea el número, estaremos sacrificando la nitidez, haciendo que la imagen pierda calidad.

El ISO tenía que ver con la sensibilidad de la película en la fotografía analógica (ASA), pero ahora se trata de la amplificación del sensor de la cámara sobre la señal de luz recibida.

En escenas muy oscuras que deseas captar pero que no quieres que salgan movidas bajo ninguna razón, usar el ISO alto puede ser viable. Siguiendo el ejemplo del grifo, el ISO es como un nuevo orificio por donde poner un poco más de agua.

Pruebas con variación en el ISO.
Imágenes del artículo Fotografía esencial sobre la exposición.
 

Puedes guiarte por el manual de tu cámara para saber en qué botón encuentras el control para cada cosa. La idea es que logres combinar estos tres factores dependiendo de la escena y de lo que desees capturar. Para guiarte, utiliza el fotómetro integrado de tu cámara (él te dirá si está quedando muy subexpuesta o sobreexpuesta la imagen).

aprender fotografía
Es importante que sepas dónde se ubica el fotómetro de tu cámara y cómo puedes regularlo, lo ideal es que mantengas la flecha lo más cercana posible al centro.
 

Puedes guiarte por el manual de tu cámara para saber en qué botón encuentras el control para cada cosa. La idea es que logres combinar estos tres factores dependiendo de la escena y de lo que desees capturar. Para guiarte, utiliza el fotómetro integrado de tu cámara (él te dirá si está quedando muy subexpuesta o sobreexpuesta la imagen).

Si necesitas algo con movimiento, o con un efecto lumínico de light painting, entonces tu prioridad es mantener el tiempo largo, al igual que con escenas nocturnas.

Por supuesto, no eres el primero que experimenta con esto, así que existen en libros e internet algunas tablas que te dan valores predefinidos para cosas específicas a modo de “receta” (te dejaré una referencia en la bibliografía); para aprender fotografía puedes guiarte por esos o los que deja tu cámara cuando la usas en automático, anotar e ir practicando por tu cuenta. Pronto verás que se te hace más sencillo controlar ese grifo, hasta el punto donde se torna intuitivo. La mejor manera de aprender es, por supuesto, ¡practicando!

Bonus tip: ¿Cómo enfocar o desenfocar parcialmente una imagen?

Existen tres factores que determinan si tu imagen saldrá totalmente enfocada o si habrá desenfoque según el plano:

  • La apertura del diafragma.

  • La distancia focal: el número de «acercamiento» o zoom establecido de tu lente, fijo o intercambiable (por ejemplo, 18mm). Además de afectar al enfoque y el «zoom», este factor también interviene en la distorsión o aplanamiento de una imagen.

  • La distancia entre lo que estás capturando y el plano focal de tu cámara. (Distancia entre tú y lo que fotografías).

    Estos factores influyen directamente en si tu imagen saldrá totalmente enfocada o si se desenfocará parte del «fondo», según el plano que quieras enfocar puedes jugar con estas tres variables.

distancia focal modo manual aprender de fotografía

Variación en la distancia focal: Pruebas con distintos lentes, tomadas a la misma distancia de un objeto. ¿Notas la diferencia en el enfoque y los efectos de aplanamiento?

Segunda imagen cortesía de dpreview.

Algunos pequeños trucos

A medida que vas tomando práctica, tu ojo se irá amaestrando y entenderás que todo lo que hagas es luz. Hay quienes usan la sobre exposición y la subexposición a su favor para crear imágenes con contrastes enormes y fotografías artísticas o fotografías que liberen emociones, otros se van por luz natural e imágenes mas simples, pero todo depende de ti y de la práctica que tengas. Lo ideal es que cuando hagas una imagen que te guste, anotes los valores para que tengas la noción de cada paso que das.

Por otro lado, siempre ten presente algunos tips sencillos que se usan en las leyes fotográficas, y que son bastante útiles cuando quieres aprender fotografía:

  • La ley de la mirada: que tu sujeto mire hacia el lugar con más espacio en la imagen.

  • La ley del horizonte: que tus líneas fuertes como montañas o cualquier división se apoye en un tercio de la imagen, y no en el centro.

  •  La ley de los tercios: divide la imagen en 9 recuadros y apoya los objetos importantes en los puntos donde las líneas de interceptan.

  •  Números impares: si tienes más de un objeto, puedes tratar de que esté en cantidades impares, pues psicológicamente esto genera interés.

  •  El flash: úsalo solo para lo necesario, pues puede hacer que las imágenes pierdan detalles o riqueza. Sorpresivamente, usar el flash en plena luz del sol puede causar efectos muy buenos. Prueba utilizando flashes que no vengan integrados a la cámara para mejorar tus iluminaciones.

Practica, ¡Practica mucho, y toma fotos de lo que sea! en poco tiempo y con mucha paciencia verás que aprender fotografía en modo manual es mucho más útil y divertido, y dejarás de lado por completo al modo automático (salvo ocasiones donde lo amerite).

Tienes que pedirte más a ti mismo. Tienes que empezar a buscar fotografías que nadie más pueda hacer. Tienes que coger tus herramientas e ir más allá.

William Albert Allard.

Imagen del artículo de Fotobookers donde puedes observar la ley de los tercios, la del horizonte, la de la mirada y la de los impares en una misma fotografía.

Bibliografía

Pérez, M. (2012). Recetas de Fotografía. México. Ajustes Manuales para 10 Recetas de Fotografía Fáciles y Rápidas. Blog del fotógrafo.

Pérez, M (2013). 365 Consejos de Fotografía. México. Blog del fotógrafo.

Langford, M (1979). La Fotografía Paso a Paso. Estados Unidos. Editorial Tursen S.A. – H. Blume; 1er edición.

Peterson, B (1990). Understanding Exposure. Estados Unidos. Editorial Amphoto Books.

¿Deseas suscribirte a Naufragia?

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
grecia_autor_es2

grecia celeste moreno

Soy una joven venezolana apasionada por el diseño, la imagen y la literatura como forma de expresión y comunicación, cuya carrera ha permitido generar en mí una constante búsqueda introspectiva, otorgándome la necesidad de desarrollar proyectos que generen un vínculo emocional empático e innovador a través de la constante investigación y profundo análisis filosófico y psicológico, apelando a la metáfora y la narrativa como formas de fortalecer los mensajes y crear conceptos sólidos.

Deja un comentario

Naufragia