Como un perro vagabundo…

Uncategorized

Imagen obtenida del banco de imágenes Pixabay.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Como un perro callejero, recorrí todos los rincones que mi estómago me permitía andando. A veces me colé en autobuses, aviones (como esa vez en Maiquetía), e incluso en la parte de atrás de una bicicleta. Llegué a rincones innombrables, compartí en barcos con pemones… conocí a un viejo señor errante, como yo, que aguardaba a las palomas blancas y hacía magia con ellas en el centro de la ciudad.

Caminé por los médanos, presencié disputas, viajé a rincones innombrables de la conciencia y de los sueños, en parajes de maíz de los rincones verdes del país. Presencié disturbios, quemas, e incluso a un pescador de fantasías que llevaba un curioso sombrero a lo “Magritte”. Vi a niños en muletas corriendo por la guerra, a mujeres preocupadas por su belleza aún en el estrago. Presencié personas que miraban hacia arriba, esperando un no-se-qué que pudiera salvarlos de tal caos.

Cuando el invierno llegó, las personas continuaban contemplando la ventana de su existencia. En algún momento atravesé las fronteras y llegué a desiertos que no había conocido antes, saludé beduinos; y llegué hasta un sitio donde vi a muros caerse por personas que no pararon de soñar, aún si fuesen solo sueños llenos de aire.

Vi a un señor quedarse sin pensamiento de tanto esperar en una sala de centrifugado. Presencié migraciones en masa, como las de los pájaros, pero esta vez se trataba de personas a contraluz llevando cajas.

Y al final de mi recorrido, me di cuenta de que haber viajado era mi nueva identidad. Errante, vagabundo, aventurero… volví a encontrar mi corazón al final del viaje, y dormí como nunca, con el estómago lleno de aire floté y llegué al cielo de los sueños que habían derribado muros.

¡Únete a mis aventuras suscribiéndote al boletín
y obtén GRATIS un paquete de texturas
sólo por subir a bordo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

yuliana guédez forgiarini

Soy apasionada por conceptos universales e individuales relacionados a los seres humanos. Naufragia es mi bitácora abierta con un énfasis en la fotografía, el arte y el diseño; así como también la investigación humanista. Exploro y me sumerjo en cada proyecto hasta alcanzar su alma. Estoy abierta a comisiones y buenas conversaciones. ¿Quieres unirte a mis aventuras?

1 comentario en “Como un perro vagabundo…”

Deja un comentario

Naufragia