originales portadas de libros
Imagen del Banco Pixabay
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

¿Has escuchado que no se debe juzgar un libro por su portada?, es un dicho común; pero curiosamente a pesar de que lo que importa (para muchos lectores o escritores apasionados) está en el interior, es imposible que no nos dejemos llevar por una carátula maravillosa, sobre todo si nos aficiona la imagen. Esto no quiere decir que no pueda haber una portada que sea tan buena como el contenido, y viceversa, de hecho, éste es el objetivo principal: que se complementen; ¿maneras de lograrlo?, ¡cientos!, pero en esta ocasión te mostraremos cómo puede la fotografía ser portavoz del texto en las más originales portadas de libros.

La importancia de una cubierta literaria (al igual que en caratulas de discos) es fenomenal, pues a menos que se esté buscando un título específico nos guiamos por aspectos estéticos para tomar un libro y atrevernos a ojearlo; así, aun cuando existan obras geniales capaces de conmocionar al mundo con solo sus palabras, las editoriales buscan causar gran impacto; y en eso, la imagen es clave.

Las buenas cubiertas, venden o ayudan a vender un libro. Las malas cubiertas pueden hundirlo si por sí mismo carece de méritos suficientes para atraer la atención del lector

José Martínez de Sousa, Diccionario de bibliología y ciencias afines. 2004

 

Por supuesto, más allá del marketing (no todo es dinero) hacen el papel de carta de presentación; de ese rostro que se muestra antes de pasar a conocerle convirtiéndose en una ventana no solo del libro, sino de quien le lee; porque es la cubierta lo que ves cuando alguien se sienta frente a ti con un ejemplar en la mano. Por ello, para muchos, los libros pueden convertirse en objetos de colección del que no solo emanan historias, sino también cultura, experiencias estéticas y expresiones personales.

.
originales portadas de libros

Portadas de Manuel Estrada para Editorial El País (Fechas Varias)

Palabras que se diseñan

Cuando quieres lograr que realmente el libro se exprese y sea capaz de mostrar una gran imagen visual, debes tomar en cuenta que no es solo agregar en la portada una imagen de los personajes o del escenario; sino ser más creativo y mostrar un concepto, intentar transmitir esa idea generadora que mueve al texto y que se resume en ocasiones incluso en una o dos palabras: amor prohibido, odio, venganza, muerte; ¿qué busca expresar el libro? ¿qué es aquello que desea hacer sentir o hacer saber?

Muchas veces estas respuestas no vienen tan fácilmente, se requiere un momento para pensarlas y ejecutarlas a través de bocetos y lluvias de ideas; lo importante es que siempre le sean fieles al libro y que puedan hablar por sí mismas.

 “Lo que me interesa es que tenga una conexión con el contenido. Que incluya puertas y ventanas a lo que cuenta en su interior”.

Manuel Estrada. Premiado Diseñador Gráfico y portadista.

Para lograr esto existen un montón de recursos que se pueden usar, incluso técnicas de la misma escritura como la retórica se han aplicado también a la fotografía, pudiendo ser vistas en todo su esplendor en originales portadas de libros. Esta idea es la que utilizan fotógrafos como Chema Madoz en sus metáforas visuales, y se ha implementado también en publicidades de todo tipo, ya que el objetivo no es poner una imagen para decorar, sino para comunicar.

En resumen, al final se debe buscar que cada portada sea una historia, una narración que contenga la poética que su libro guarda; que genere emociones y te sumerja en un mundo como el que crea Brooke Shaden en sus carátulas; y que nazca desde un verdadero y bien pensado concepto generador (uno de los términos más relevantes cuando hablamos de diseño).

originales portadas de libros

Portada y bocetos de Manuel Estrada para Editorial El País. (2011)

El género también puede ser imagen

Dentro de la inmensa cantidad de literatura que hay en el mundo, los géneros abundan; tenemos todo un estante infinito lleno de terror, drama, romance y montón de nombres con los que abarcaríamos todo un largo párrafo si nos extendemos en ello. Para cada caso, las portadas varían, pues no es lo mismo crear una imagen para un libro de Stephen King, que crearla para uno de autoayuda, por eso hay que andarse con mucho cuidado a la hora de elegir la imagen a utilizar.

Si bien es cierto que algunas editoriales prefieren mantener un mismo estilo para todos sus libros (cosa que lleva por nombre línea gráfica), siempre se puede jugar con ello para que cada cubierta realmente refleje no solo la familia a la que pertenece, sino su identidad como creación individual. Un gran ejemplo de ello lo muestran las portadas de Daniel Gil en sus diseños para Joseph Conrad, dónde se busca dar voz a cada libro sin restarle importancia al conjunto de donde viene.

Así pues, dependiendo del tono con que se cuente la historia, la cubierta debe reflejar una u otra emoción: puede ser seria, divertida, elegante… pero siempre siendo acorde a lo que realmente representa ara así llamar la atención del público correcto y no crear falsas expectativas.

Diseños de portada de Daniel Gil para Joseph Conrad, Alianza Editorial (años varios)

El Estilo: ¿Cuándo usar fotografía?

En este punto, y recordando mantener el tono acorde al contenido, se debe pensar en lo que más conviene a la hora de elegir si realmente debemos usar o no una fotografía, ya que a veces puede ser una maravillosa idea hacerlo, y a veces, no tanto.

Como sabemos los que nos encanta leer, la portada siempre contiene detrás una pequeña introducción al libro que tenemos en nuestras manos, cosa en la que el escritor se centra en llamar la atención sin crear spoilers y que es nuestro segundo llamado de atención a la compra; por ello la función de las más originales portadas de libros, es no traicionarle mostrando más de lo que debemos, porque la portada siempre queda en la memoria.

…algunas portadas se insertan en el imaginario colectivo, pues al momento de mencionar el título de la obra, se nos viene a la mente la imagen exterior del libro, la ilustración, los colores, la fotografía, la tipografía o la pintura famosa que se utilizó para ilustrarlo.

Hernández J. 2016.P 77

Así, cuando se diseñan originales portadas de libros se debe recordar que la fotografía, frente a otros estilos de expresión siempre suele tener el mayor nivel de realismo, que a veces no suelen ser demasiado convenientes pues arruinarían la experiencia narrativa por ejemplo en casos como el de “El niño con el pijama de rayas”, de John Boyne (cuyo tema su autor decidió dejar misterioso en el reverso); o son tan innecesarios como rediseñar en fotografía la clásica y reconocida portada del “Álgebra de Baldor”. El reto consiste en saber qué tanto queremos acercar al lector a los detalles.

  1. Diseño de portada para Editorial Destino (2014) por Meryl Sussman Levavi
  2. Diseño de portada para Vintage Books (2006) por Iris Weinstein

¿Solo una foto?

Entonces, ¿se usa una foto solo para crear un ambiente realista?, pues no precisamente hablamos de copiar la realidad tal cual es. Recordemos que todas las imágenes crean sus propias realidades y que (sobre todo con las herramientas de hoy en día) éstas pueden ser alteradas mediante la manipulación, de forma consciente y consistente, por supuesto. Así que al igual que con la literatura, la imagen también te abre posibilidades a mundos fantásticos.

Una fotografía puede ser totalmente versátil desde el momento en el que se crea hasta el momento en el que puede manipularse. Es solo cuestión de creatividad la manera como utilizamos elementos como la luz, el color las texturas… y no solo eso, sino que pueden crearse cosas super interesantes cuando la combinamos con otras fotos o incluso con ilustraciones. Lo que se debe tomar en cuenta es que luego esta imagen convivirá con los textos que lleva la portada (título, autor, editorial y todos los detalles necesarios para su creación)

De esta manera, la forma como se edita puede permitir adentrar al lector en un contexto o un ambiente; es otra sutil forma de indicarle esa voz emocional, ese tono del que hablábamos anteriormente, y ayuda a expresar las ideas de forma más clara para lograr originales portadas de libros.

originales portadas de libros
  1. Diseño de portada para St. Martin’s Press, (2010) por Jason Ramirez
  2. Propuesta de diseño de portada (año no especificado) por Paul Bartlett

Hacer tangible la imaginación

Indudablemente, hay muchísimos elementos que no pueden dejarse de lado, esa parte técnica y conceptual que resulta a veces engorrosa pero que puede ser la base para crear las más originales portadas de libros una vez que se deja volar la creatividad. Lo ideal es:

«No traicionar al libro, pero tampoco aniquilarse a sí mismo creativamente”

 Daniel Gil, Diseñador gráfico y portadista

Cuando comprendes esto, puedes usar TODO a tu favor, desde el papel en el que será impreso hasta los sistemas en los que se imprime (si es impreso), todo es posible y podemos jugar con tamaños, imágenes, e incluso animaciones (si es digital); siempre y cuando seamos conscientes de los recursos que están a nuestra mano y la forma en como éstos influyen en su alrededor (ecología, sociedad, autoría…), así llegaremos a grandes resultados que causen impacto en quienes le ven.

Porque al final, si la literatura es un escape a mundos extraordinarios que nos dejan viajar sin movernos de un sillón; si hay historias que nos atrapan y que como decía Kafka son “el hacha que rompe el mar helado dentro de nosotros” (1907), entonces ¿por qué no crear originales portadas de libros que también causen profundas emociones e inviten a la fenomenal experiencia de leer?

originales portadas de libros
  1. Diseño de portada para proyecto universitario, (2012) por Viveke Illevold

Bibliografía

Kapr, A, (1985), 101 Reglas para el diseño de libros, Leipzig, Alemania. Empresa Editoriales de Cultura y Ciencia.

Hernandez Perez, J (2016). Las dos lecturas del libro: el bibliotecario en las portadas. En Alfaro López, Héctor Guillermo. Hacia la construcción de la imagen y su lectura como objetos de conocimiento en la bibliotecología (pp. 69-88). México. Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información.

Gómez Gómez, H. (2016). Construcción poética estricta en el diseño editorial de cubiertas. Trípodos, (número 38). 103-137.

Sánchez, V. Marcos, R. Villegas, R. (2008). Las cubiertas de los libros como mecanismo de marketing editorial. Ibersid.  61-67.

¡Únete a mis aventuras suscribiéndote al boletín
y obtén GRATIS un paquete de texturas
sólo por subir a bordo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

grecia celeste moreno

Soy una joven venezolana apasionada por el diseño, la imagen y la literatura como forma de expresión y comunicación, cuya carrera ha permitido generar en mí una constante búsqueda introspectiva, otorgándome la necesidad de desarrollar proyectos que generen un vínculo emocional empático e innovador a través de la constante investigación y profundo análisis filosófico y psicológico, apelando a la metáfora y la narrativa como formas de fortalecer los mensajes y crear conceptos sólidos.

Deja un comentario

Naufragia