Imagen tomada del banco Pixabay
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Bien sea que estés aquí porque buscas una forma de crear una carátula maravillosa o porque solo curioseas sobre las razones por las que algunas de ellas ya lo son, debes saber que las mejores portadas de cd no solo muestran una imagen puesta al azar o elegida por ser estéticamente adecuada; están pensadas con tanta delicadeza que al final dan como resultado esas increíbles listas que hallamos en la web sobre cuál cubierta es la más popular. ¿Cómo se llega a ello? Pues acá (con la esperanza de servir como fuente de inspiración) no encontrarás un top trend, sino una mirada muy rápida hacia esos elementos que componen la receta de una grandiosa portada.

 Y, ¿para qué acompañar los discos con algo tan arduamente planificado?, pues en un mundo tan visual como el de hoy en día donde nuestro cerebro está tan cargado de información por cada cosa a nuestro alrededor, lograr que alguien se fije en lo que haces es cuestión de apuntar directo a sus emociones, persuadir sus sentidos; ciertamente esto ya lo hace el sonido, pero la vista le complementa a maneras extraordinarias al ser más susceptible: podemos ir por ahí con audífonos bloqueando todo sonido ajeno, pero nos sería más difícil hacerlo si vendamos nuestros ojos, así que aquello que vemos y que nos atrae debe ser especial, he allí la importancia de una buena imagen.

Sin imagen visual, ya sea una portada de discos, un póster en la pared, un videojuego o una aplicación para un teléfono inteligente, la música parece desnuda, desprotegida, incompleta

(López, 2014. P.55)
Abbey Road (1969). The Beatles. Ejemplo de la popularidad, alcance e importancia de una portada.

Un poco de contexto para precalentar

La música es una expresión artística que ha estado con nosotros desde un momento muy remoto en la historia y que antiguamente se trasmitía como aprendizaje (un padre les cantaba a sus hijos, un hombre a su grupo social y así iba pasando generacionalmente), pero que con el avance tecnológico se ha permitido ser grabada y reproducida infinitamente; creando un mercado económico muy importante y abriendo campo para nuevas áreas del diseño y el marketing.

La idea de diseñar las mejores portadas de cd es algo relativamente nuevo, pues antes de los años 40 las cubiertas solo eran utilizadas como formas de protección que se entregaban en blanco y eran totalmente intercambiables: podías tener dos discos con estilos totalmente opuestos y su diseño de empaque sería exactamente el mismo.

   -El Inicio

No fue sino hasta que Alex Steinweiss diseñó la primera portada gráfica en que se comercializó creando un boom gigantesco en el mundo de la música (en este entonces en discos de vinilo), y posteriormente teniendo su mayor auge en los años 70 junto al surgimiento de un montón de estilos y bandas famosas que deseaban conquistar el mercado; es por eso que en esta época se encuentran esas portadas que encabezan las top lists.

Lamentablemente, tras la aparición del CD esta área fue en declive y siguió decayendo con las nuevas plataformas que te ofrecen música digitalmente; pero no hay por qué desanimarse, estos nuevos formatos crean la posibilidad de aprovechar increíbles ventajas; pues aún las portadas siguen siendo el ícono que representa a cada disco y pueden incluso expandirse mucho más.

…la portada de discos ha sobrevivido, pero en un ámbito diferente. Vacía del sentido inicial, se ha convertido en un icono pop, en un elemento visual carismático a veces, representativo de otra época, sin disfrutar necesariamente de la misma conexión con la música.

(López, 2014. P.39)
mejores portadas de cd
Celebration (2009). Madonna. Ejemplo de variedad de formatos y posibilidades.

Para comenzar: Montones de Empatía

Al principio se usaban las portadas como esa representación gráfica de lo que el disco contenía (los instrumentos, el estilo…), pero su significado ha ido evolucionando y desprendiéndose por lo que las mejores portadas de cd pueden llegar a conectarse no solo con el sonido sino con los sentimientos y emociones de su creador.

La música nos mueve, nos inspira y nos une; nos incentiva a sentir. Cuando te gusta un disco o una canción es porque su contenido es capaz de erizarte la piel, de hacerte pensar que tus sentimientos están allí, que son un reflejo de la pieza: de esa misma forma la imagen que se usa como acompañante debería ser capaz de hacerlo también.

Las emociones tienen gran influencia en las cosas que hacemos y adquirimos, generarlas en otra persona solo es posible si expresas las tuyas (las que contiene el disco), si tienes la disposición de sincerarlas y aplicarlas en algo que alguien más verá en sí mismo o en sus opiniones y que es capaz de detonar experiencias sensibles. Así, algunos han aprovechado temas comunes con su público obteniendo resultados muy empáticos de sentimientos tanto positivos como negativos (igual que en la música, no hay nada que diga que solo funciona si haces sentir cosas agradables); eso sí, no es solo cuestión de dejar allí el alma, sino también de brindarle algo de sentido.

Diseñar para los ojos es -o debería ser- diseñar para la inteligencia. Es diseñar emociones, pero también información y conocimientos. Por tanto, no se trata tan solo de combinar imágenes, tipografías y colores sobre el espacio gráfico de la hoja de papel o de la pantalla. Se trata de comunicar.

(Costa, año, P.36)
mejores portadas de cd
The Evil and God are Raging Inside Me (2006) Brand New. Ejemplo de la expresividad emocional en una portada.

La base: un gran concepto

Así es, lo más importante de todo esto es comunicar, no decorar. Que tengas aquello que en diseño se llama un buen concepto generador: una idea muy clara de qué quieres decir con lo que estás plasmando allí y cómo puede ser interpretado por los demás.

Ciertamente al igual que como ocurre en la música, cada persona puede pensar de manera diferente haciendo el mensaje muy subjetivo, pero el objetivo de comunicar en el caso del diseño está en que sea lo más claro posible; por supuesto, puedes jugar con la abstracción si lo que quieres decir es justamente un mensaje difuso o la relatividad como idea (las posibilidades son infinitas).

De esta forma, cuando tienes un mensaje culturalmente reconocido se hace más fácil que tu entorno lo interprete; esto sucede con las ideas expresadas en portadas tan universales como la de Never Mind de Nirvana, cuyo simbolismo nos invita a pensar en algo muy concreto a pesar de que luego podamos irnos por las ramas. Esto se llama: una buena codificación del mensaje para lograr mejores portadas de cd.

Si te interesa profundizar en cómo lograrlo puedes indagar en recursos como la retórica visual, la semiótica, las teorías de los mensajes denotativos y connotativos o una lectura más general como la de Joan Costa en Diseñar para los Ojos.

mejores portadas de cd
Nevermind (1991). Nirvana. Ejemplo de un concepto claro y fácil de entender.

Los utensilios: Herramientas de comunicación visual

Cada canción está creada en base a ritmos, estilos, melodías armonías y montones de términos que la componen para hacer que su sonido sea agradable; estos mismos conceptos son totalmente aplicables a las imágenes: acá son llamados elementos formales, es decir, aquellos que dan forma.

Para pensar en mejores portadas de cd debemos saber que una imagen pasa a ser genial cuando podemos usar correctamente las tipografías (estilos de letra), los colores, las formas y las texturas sin coartar nuestra creatividad, pero tomando en cuenta algunas normas de diseño que se utilizan en pro de que lo que plasmamos sea mucho más claro y pueda causar la emoción deseada. Un vistazo muy rápido y acertado a esto lo tiene Timothy Samara en su libro 20 reglas para crear un buen diseño.

Al igual que en el arte, la idea es que las carátulas puedan causar una experiencia visual sea cual sea el recurso que utilicemos. Ejemplos hay montones, las portadas pueden variar desde una estética super simple que solo se componga de líneas (como en la sencilla pero interesante portada de Unknown Pleasures, de Joy Divisions), hasta obras de arte (como la banana de Andy warhol en Velvet Underground), lustraciones, dibujos o una fotografía hiperrealista, surreal y espectacular como las que crea el fotógrafo Nate Hill.

Eso sí, es totalmente necesario jugar con los espacios en blanco para crear efectos inesperados, lo importante es saber que menos es más y que no se trata de meter allí todo lo que se ocurra, sino de estudiar el recurso que más se adapta a las expresiones de la música que está dentro; esto es lo que caracteriza a las mejores portadas de cd.

mejores portadas de cd
Unknown Pleasures (1979). Joy Division. Ejemplo del buen uso de los elementos formales.

Y mientras preparas la mezcla…

Pensemos en que eso que vemos en la portada habla por sí solo del interior del disco y también del artista, pues la imagen es lo que se consume antes de comprar y lo que nos atrae a pulsar un click sobre lo que luego escucharemos, repetiremos y consumiremos en cientos de formas; por eso es importante mostrar la impresión indicada y tomar muy en cuenta algunos aspectos sobre cómo afecta a la sociedad que nos rodea.

La portada de discos se ha transformado desde un papel de protección física del disco de vinilo hasta la imaginación colectiva, donde se ha convertido en un dibujo en una camiseta, o un póster en una habitación de un estudiante

(López, 2014. P.55)

Así pues, podemos crear cosas increíbles si jugamos con las portadas a sabiendas de que luego se pueden convertir en otros productos; pero más allá de expresarnos también es importante hacer nuestra pequeña contribución si nos preocupamos por pensar en la vida útil de cada material usado (conciencia ecológica), los derechos de autor de las ideas que plasmamos, e incluso la influencia de nuestras ideas en quienes las ven.

Necesitamos entonces coherencia entre la música y la gráfica para crear las mejores portadas de cd, de esta forma si logras mezclar muy bien todos los ingredientes obtienes un producto muy homogéneo que se convertirá en algo genial.

 

 

Bibliografía:

López Medel, I (2014). La Muerte y la Resurrección de la Portada de Discos. Index Comunicación. N° 4 (1), P.37- 58

Peñaranda, A. (2016). Diseño gráfico, tipografía y música: el caso de las portadas de las primeras bandas Heavy Metal. Foro Académico de Diseño, Manizales, Colombia. Publicado en www.festivaldelaimagen.com

Pichón Riviere, C. (2012). El diseño gráfico y los géneros musicales.

Formas de categorización a través de los elementos gráficos.(Tesis de Pregrado). Universidad Empresarial Siglo Veintiuno.

Costa, J. (2003). Diseñar Para los Ojos, Barcelona, España, Editorial Costa Punto Com

mejores portadas de cd
The Velvet Underground & Nico (1967). Velvet Underground. Ejemplo de las posibilidades artísticas y físicas de una portada.

¡Únete a mis aventuras suscribiéndote al boletín
y obtén GRATIS un paquete de texturas
sólo por subir a bordo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

grecia celeste moreno

Soy una joven venezolana apasionada por el diseño, la imagen y la literatura como forma de expresión y comunicación, cuya carrera ha permitido generar en mí una constante búsqueda introspectiva, otorgándome la necesidad de desarrollar proyectos que generen un vínculo emocional empático e innovador a través de la constante investigación y profundo análisis filosófico y psicológico, apelando a la metáfora y la narrativa como formas de fortalecer los mensajes y crear conceptos sólidos.

Deja un comentario

Naufragia