cómo funciona el subconsciente
  1. Intervención fotográfica, fotografía del banco Pixabay

Los seres humanos han pasado mucho tiempo preguntándose cómo funciona el subconsciente, convirtiendo a éste en uno de los temas mas enigmáticos a lo largo del estudio psicológico, neurocientífico, metafísico y filosófico al representar un porcentaje importante de influencia dentro del comportamiento humano; por lo que su aplicación es de enorme relevancia en una gran cantidad de áreas que conocen sus efectos persuasivos dentro de los paradigmas más arraigados, de hecho, es en este tema de la persuasión donde la publicidad halla nicho con la retórica visual. Podríamos decir entonces que quien conoce a profundidad este aspecto de la mente, es capaz de comprender a un individuo incluso más allá de lo que él mismo lo hace.

El estudio de este campo ha ofrecido a los mundos del diseño, el arte, la publicidad, los videojuegos (y muchos más) un abanico de posibilidades que pueden ser abordadas por un sinfín de teorías; sin embargo, entre los razonamientos sobre cómo funciona el subconsciente que más han sido aplicadas debido a su notable aporte en la psicología y su versatilidad para adaptarse a ideas gráficas, hallamos dos corrientes que comprenden aspectos realmente dignos de reflexionar:

Según Freud:

Sigmund Freud, el reconocido padre del psicoanálisis genera su propia conjetura sobre cómo funciona el subconsciente llegando a la conclusión en una primera tópica, de que existen tres fases por las cuales la información es procesada y cuya localización y comprensión se encuentra en distintos niveles de profundidad; aportándonos así una de las hipótesis más intrincadas pero también de las más provechosas a nivel gráfico y conceptual cuando se aplica a otras áreas.

Esta teoría muestra la idea de que la mente posee una serie de capas superpuestas que se separan por bloqueos de censura; es como si imaginásemos una larga escalera en la que para seguir avanzando debemos abrir cerraduras que cada vez se vuelven más pequeñas.

.
  1. Intervención fotográfica, fotografía del banco Pixabay

Cada nivel cuenta con distintas cualidades, que intentaremos describir comenzando por lo más hondo:

   1- Inconsciente:

Según la teoría freudiana sobre cómo funciona el subconsciente, desde que nacemos nuestro cerebro comienza a acumular información de acuerdo a las experiencias, que inician siendo provocadas por pulsiones y conforman la parte más sumergida, oscura e inexplorada de cada individuo:

La «pulsión» nos aparece como un concepto-frontera (Grenzbegriff) entre lo anímico y lo somático, como un representante psíquico (als psychischer Repräsentant) de los estímulos que provienen del interior del cuerpo (aus dem Körperinnern) y alcanzan el alma, como una medida de la exigencia de trabajo (der Arbeitsanforderung) que es impuesta a lo anímico a consecuencia de su relación con lo corporal (mit dem Körperlichen). 

(Bauzá, 1915, Pág.7)

Dichas pulsiones se almacenan como representaciones o bosquejos de un origen relacionado a la satisfacción y deseo personal que Freud ha ligado generalmente a la sexualidad o la muerte, pero que pueden asociarse a instintos primitivos de otro tipo, presentados ante la persona como una necesidad a cubrir. Cabe destacar que, en todas las ocasiones ninguna de estas pulsiones es reconocida por quien la alberga, ya que está demasiado oculta en su sistema.

La Pulsión en sí misma contiene elementos que la dictaminan y la asocian con un objeto de deseo en particular, criterios que le permiten arraigarse en la mente manteniéndose allí por un tiempo indefinido a medida que se desarrolla y se manifiesta de formas inesperadas hasta que logra satisfacerse, lo que explica por qué en ocasiones deseamos algo con un anhelo inexplicable.

Posteriormente a su formación, cada inquietud comienza a intentar pasar a través del filtro de la censura, que podemos imaginar como una especie de puerta que le permite ascender a otro nivel, dando entrada a todo aquello que es beneficioso para el ser. Pero si su manifestación genera conflictos para el sujeto, comienza a mostrarse a través de deformaciones en las que se le asigna un nuevo cuerpo a cada impulso para camuflarlo; creando de esta forma pulsiones censuradas o pequeños y temidos monstruos que pueden convertirse en represiones, que nos dan una idea de cómo funciona el subconsciente.

Las represiones resultan entonces en un constante gasto de energía, por lo que si la pulsión es excesiva, se pueden generar efectos de neurosis que actúan mental o físicamente; causando comportamientos extraños. A este dato se le ha dado importancia para la creación de personajes tanto en videojuegos como en películas y otras narraciones, cosa que como usuarios o espectadores nos llega a intrigar por sentirnos identificados, haciendo mella en nuestros recuerdos.

   2- Preconsciente:

Al pasar la barrera de la censura subimos al siguiente escalón. En este momento, los contenidos no reprimidos se encuentran disponibles como pensamientos o recuerdos, a los que podemos acceder de forma más sencilla pero que continúan estando velados, de manera que podemos reconocerlos mas no entenderlos; puesto que tienen dentro de sí otras capas más profundas pertenecientes al inconsciente, mutando la cantidad de veces necesarias para protegernos de lo que no aceptamos; así,  la creencia de Freud sobre cómo funciona el subconsciente, subyace en que todo lo reprimido se manifiesta a modo de temores, sentimientos distorsionados, traumas o transformaciones en las que puede desviarse la pulsión hacia otro objeto hasta que pueda ser aceptable para la persona.

Sin embargo, es importante mencionar que en ocasiones una pulsión no es reprimida del todo, generando fantasmas en el preconsciente, que no son capaces de penetrar a la conciencia, sino que se mantienen divagando el subconsciente.

De esta forma, en este espacio podemos hallar aprendizajes, percepciones y experiencias, que ahorran espacio en la conciencia activa.

   3- Consciente:

En este nivel accedemos a todo lo que utilizamos en tiempo real, puesto que consiste en el aspecto de presente que accionamos de forma automática y que se encuentra en el punto más superficial; es, por decir, la cima de la escalera: visible y comprensible, en la que la información se manifiesta sin ninguna restricción luego de haber sido procesada logrando pasar por la puerta más estrecha.

Lo interesante es que en ocasiones tomamos a la conciencia como el punto principal de nuestras acciones, cuando en realidad desconocemos que cada acción ha adquirido su significado mediante una gran complejidad de filtros e interpretaciones.

Entonces, ¿cómo funciona el subconsciente para Freud?; al parecer, los tres estados planteados podrían funcionar de forma cíclica, ya que nuestras experiencias diarias conscientes van almacenándose en la preconciencia o refugiándose en el inconsciente según el nivel en que nos afecten, y siendo procesadas una vez allí para dar un nuevo inicio del recorrido.

La teoría de Jung

Este concepto refuta una gran parte de lo establecido por Freud, partiendo de la propuesta de que el inconsciente no debe ser individualizado, sino que se remite a un conjunto semiótico conformado por un concepto denominado Inconsciente colectivo, que resulta de la convencionalización de simbologías e ideologías.

Como podemos observar, a diferencia de Freud, que hace énfasis en el interior del individuo; Jung en su planteamiento sobre cómo funciona el subconsciente, propone que el misterio se encuentra más bien en lo que le rodea.

  1. Intervención fotográfica, fotografía del banco Pixabay

El inconsciente colectivo es una ideología pensada como el espacio que todos compartimos más allá de nuestra cultura, haciendo que tengamos en común las mismas pulsiones, deseos y necesidades solo con la diferencia de que, aunque todas ellas sean comunes, su intensidad y énfasis variará según cada grupo de personas.

Por tanto, la idea de Jung acerca de cómo funciona el subconsciente se basa en que el pensamiento individual es manifestado según la personalidad arquetípica a la que el sujeto se ve adscrito y que interfiere con su personalidad en tanto posea cualquier rasgo determinado. Es decir, que las personas no poseen la total independencia de sus pensamientos y gustos, sino que están adscritas a una masa estadística mayor, con características homónimas, otorgan unos u otros comportamientos, como lo indica Jung: 

“[hablamos de] factores y motivos que ordenan los elementos psíquicos en ciertas imágenes… pero de tal forma que sólo se pueden reconocer por los efectos que producen”

(Jung citado por Sharp,1994. Pág. 29).

Para Jung, existen una diversa cantidad de arquetipos, que se han visto simplificados a doce: El sabio, el inocente, el explorador, el gobernante, el creador, el cuidador, el mago, el héroe, el forajido, el amante, el bufón y el huérfano. Sin embargo, estos nombres pueden variar según las fuentes y mezclarse para la conformación de nuevos arquetipos dominantes y secundarios.

De esta forma, el planteamiento ha sido bastante viable para la creación de personajes e historias, así al igual que Freud, Jung ayuda a conformar conceptos más profundos e interesantes.

cómo funciona el subconsciente
cómo funciona el subconsciente
  1. Gráfica del videojuego Mind: Path to Talamus que muestra un universo surrealista
  2. Psychonauts. ejemplo de la metafóra de las puertas al subconsciente

Cuando la teoría se aplica a la jugabilidad

   Mind: Path to Thalamus (2014):

Dentro de lo más actual encontramos esta joya conceptual, que se adentra en lo profundo del subconsciente para mostrarnos una historia distinta, en la que recorremos un camino enteramente freudiano. La gráfica apunta al surrealismo y a la magia de espacios oníricos, en los que se avanza mediante acertijos y puzzles a modo de censuras.

Psychonauts (2005):

Su jugabilidad sirve como referencia para la adaptación de conceptos psicológicos y su asociación a objetos comunes como maletas, archivos, puertas, entre otros; que plantean una especie de metáfora de cada idea apropiándose de formas convencionales para explicar teorías profundas en las que los personajes, producto de una mezcla entre arquetipos y pulsiones. Se llegan a descubrir toda clase de peculiaridades ocultas con accesos a niveles abstractos que buscan emular la mente humana.

cómo funciona el subconsciente
cómo funciona el subconsciente
  1. American McGee’s Alice. Un ejemplo de la profundidad del personaje protagónico y sus prisiones
  2. Ejemplo de los fantasmas psicológicos en LSD Dream Emulator

American McGee’s Alice (2000): 

Con un estilo Gore, este videojuego nos ofrece una visión sobre cómo funciona el subconsciente con respecto a la delimitación entre el mundo fantástico y el real, cargando este último con un alto contenido simbólico y una estética muy surrealista, que aprovecha las puertas del subconsciente de Freud para hacer una división de espacios en los que la protagonista puede entrar, y que le muestran aspectos profundos de sus traumas y recuerdos más reprimidos, conformando una muestra de gran capacidad de análisis en la que vemos los efectos de las pulsiones en Alice.

LSD Dream Emulator(1998):

Para demostrar que este tipo de adaptaciones se remonta a tiempo atrás, encontramos este videojuego, que posee una jugabilidad bastante interesante remitida no solo al subconsciente sino a los sueños, otro tema planteado por Freud como un acceso velado a áreas del inconsciente, lo que permite que el entorno sea cambiante, de modo que cada sueño puede convertirse en pesadilla o ser interrumpido repentinamente. Además, se incluyen caprichosamente fantasmas psicológicos que pueden referirse a represiones.

¿Y para ti cómo funciona el subconsciente?

Como puedes ver, el recorrido de la psicología es altamente viable a la hora de conceptualizar cualquier proyecto, puesto que sus cualidades son muchas y el material posee contenidos extensos de los cuales tomar buenas ideas, que se convierten en materiales altamente eficaces debido a su estrecha relación con las personas.

Si te interesa crear contenidos profundos, ahondar en el tema te funcionará bien, ya que puedes usar estas u otras teorías de forma tanto directa como indirecta, ayudándote a formular planteamientos que van mas allá de lo típico, y que aprovechan nuestra sensibilidad subconsciente para generar empatía.

Por supuesto, todo este asunto ha evolucionado y profundizando muchísimo más en cada concepto, por lo que las propuestas acá mencionadas son solo el nivel superficial de una investigación en la que podemos sumergirnos hasta niveles inimaginables y sorprendentes. En realidad, aunque las opciones son muchas, hasta ahora la respuesta a cómo funciona el subconsciente es solo una: aún no lo sabemos con certeza, pero tú, mi querido lector, eres libre de generar nuevos y sorprendentes planteamientos con esta información.

Bibliografía:
León Río, B. (2009). Archetypes and collective unconscious in the plastic arts to leave of the psychology of C. J. Jung [Ebook] (21st ed., pp. 37-50). Sevilla: Departamento de Escultura e Historia de las Artes Plásticas. [Fecha de consulta: 12 de febrero de 2019] Disponible en: <https://idus.us.es/xmlui/handle/11441/52084
Morales Moya, F. (2010). Aproximación teórica al concepto de pulsión. [Fecha de consulta: 12 de febrero de 2019].  Disponible en: <http://cartelpsicoanalitic.blogspot.com/2011/02/aproximacion-teorica-al-concepto-de.html
Gallegos, Miguel, La noción de inconsciente en Freud: antecedentes históricos y elaboraciones teóricas. Revista Latinoamericana de Psicopatologia Fundamental [en linea] 2012, 15 (Diciembre) : [Fecha de consulta: 12 de febrero de 2019] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=233025245010> ISSN 1415-4714 
Mitchell, S. (1993). Conceptos relacionales en el psicoanálisis: una integración [Ebook] (1st ed. p. 275). México: siglo XXI editores s.a. [Fecha de consulta: 12 de febrero de 2019]. Disponible en: <https://books.google.co.ve/books?id=8EjNFrvWl2kC&pg=PA275&dq=consciente+freud&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjFqf_WosHgAhWodt8KHe4lB5AQ6AEIOTAD#v=onepage&q=consciente%20freud&f=false
Alonso G., Juan Carlos, La Psicología Analítica de Jung y sus aportes a la psicoterapia . Universitas Psychologica [en linea] 2004, 3 (enero-junio) : [Fecha de consulta: 11 de febrero de 2019] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=64730107> ISSN 1657-9267 
 

¡Únete a mis aventuras suscribiéndote al boletín
y obtén GRATIS un paquete de texturas
sólo por subir a bordo!

grecia celeste moreno

Soy una joven venezolana apasionada por el diseño, la imagen y la literatura como forma de expresión y comunicación, cuya carrera ha permitido generar en mí una constante búsqueda introspectiva, otorgándome la necesidad de desarrollar proyectos que generen un vínculo emocional empático e innovador a través de la constante investigación y profundo análisis filosófico y psicológico, apelando a la metáfora y la narrativa como formas de fortalecer los mensajes y crear conceptos sólidos.

Deja un comentario

Naufragia